Letras entre amigos

Todos los textos sujetos a copyright. Prohibida su reproducción.
Fecha actual 06 Feb 2023 04:29

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 12 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Celia
NotaPublicado: 22 Jul 2019 02:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1380
Ubicación: neza de mis amores
Celia (revisado y corregido)

CELIA

El teléfono móvil sonó, un chillido en la tarde, lastimando el oído del viejo que, aunque jubilado, seguía trabajando de ayudante en ese taller de máquinas. Detestaba estos modernos aparatos cuya publicidad presume de un adelanto tecnológico nunca antes visto. El molesto celular no se callaba, Esteban Zamora lo alzó con fastidio y lo acercó a su oreja.
—¿Sí, buenoooo…?
—Abuelo, soy Fermín. ¿Cómo está usted?
—¿Fermín, el hijo de Celia? —refunfuño Esteban.
—Sí, abuelo.
—¿Qué se te ofrece, Fermín? Estoy por salir.
—Mi mamá se puso mala y la internaron, me dijo mi tía Susana que le avisara.
—¡Ah, ya! ¿Y dices que Celia, tu madre, está enferma?
—Hace unos días le dieron unos desmayos y mi tía la llevó al hospital general de zona. Dicen los doctores que está grave.
—¿Pues qué tiene?
—No lo sé, abuelo, yo igual he estado trabajando... Entonces ¿qué le digo a mi tía?
Un silencio se coló entre ambos, un recuerdo se abrió y se anidó en la cabeza del viejo. Celia, la hija de don Esteban, la mayor de sus ocho hijos, repartidos en las tres mujeres que tuvo. La primogénita, hija de su primer amor, ese que a los 17 años despuntaba en el horizonte de Metepec, su tierra oriunda. Un suspiro largo salió del pecho del hombre.
—Voy para allá… dile eso a tu tía. Gracias, Fermín.
—De nada, abuelo. ¿Sabrá llegar, verdad? ¿O vamos por usted a la estación?
Demasiados años ausente, sin duda todo estaría diferente a lo poco que recordaba. Pero no lo perturbó:
—Claro que sí, allá nos vemos. —Y apago la llamada.

Julia, Petronila, Hortensia... ¿cómo se llamaba la madre de Celia? Se acordaba de Celia, de ella sí, a diferencia de sus muchos hijos; con ella compartió muchos momentos felices, desde recién nacida hasta los seis años, antes que la juventud alborotara sus caminos, jalándolo por otras rutas, otras veredas, donde la imagen de su hija era un bonito recuerdo que Esteban no dejó morir, por la simple razón de que esos seis años fueron los mejores de su vida.
Como pudo, terminó el día. En el trayecto del trabajo a su casa revivió las muchas horas que, sentado en los pastizales, veía crecer a la hija, semejante al capullo de una florecita silvestre, sus cabellos agitados por el viento del campo, persiguiendo mariposas, chapulines, arañas y todo insecto que tuviera la fortuna de cruzarse en su camino.
De chiquita no le entendía nada, porque nada hablaba, una becerrita que solo se prendía de la madre, cobijada por los brazos de su padre. Cuando apenas aprendió a decir sus primeras palabras, era una periquita que divertía a papá
Consientes mucho a esa niña, le decía la gente, sus familiares, que a estas alturas eran solo sombras que no le interesaba distinguir, solo la niña del centro, imagen nítida y real, su hija.

—Ya te dije, mujer, me hablaron del pueblo, tengo que ir. Regreso mañana mismo.
—Pero ¿quién te hablo? ¿Quién te llamo? Tú no estás para esos viajes, Esteban.
—Lo sé, Laura, pero ¿qué quieres? Me hablaron, tengo que ir… Te llamo al llegar.
— ¿Es acaso algo sobre tu hija Celia?
Un gesto por demás elocuente dio por terminada la corta conversación.
El autobús salió de la ciudad, perversa trampa que los humanos inventaron para, según ellos, ser felices. Ya en la autopista y devorando kilómetros, corrió a sus anchas, serpenteando esos caminos verdes que en su momento fueron de la naturaleza libre.
Todo era extraño. Desde que salió a los 24 años de Metepec, nunca regresó, ni volvió a ver a su hija en persona. Todo por medio de cartas y llamadas telefónicas.
—Me tengo que ir, mi cielo…
— ¿Por qué, papá, ya no me quieres?
—Con toda el alma, mi amor, pero tengo que irme, por el bien de tu madre y el tuyo. Te llevaría, pero no tengo ni adonde. Te quiero mucho, hija.
—Llévame, papá…

Al final, la madre de Celia, joven e inexperta, emprendió una graciosa huida en busca de la aventura de un nuevo amor. Los abuelos de Celia, poderosos en su pequeño feudo, no consintieron que la nieta saliera de sus terrenos.
Años después retornó la madre fugitiva, con otros hijos, todos luciendo apellido extraño. Pero no Celia, ella llevaría el de Morales para siempre. Su amada hija Celia Morales, en sus venas correría su sangre y en su firma, su apellido. Con eso le bastaba.
El autobús hace un último esfuerzo, tuerce a un lado, por fin llega a la vieja terminal de Metepec. Un café con pan duro es la cena con la que su pueblo recibe al extraño que igual salió por aquí. La verdad que a sus 65 años goza de buena salud, fuerte, trabajador. Cuando llegó a la Ciudad de México no tuvo empacho en trabajar en lo que le ofrecieran, cargador, albañil, lavador de autos, vendedor de chucherías, en todo lo que le reportará un peso para sus gastos. Pronto se adaptó a la jungla de concreto y chapopote. En poco ya tenía mujer, de nuevo hijos. De allí a otra mujer y otros hijos, como pudo les dio techo, comida y vestido. Y a ninguno negó la oportunidad de escuela y estudio. Todo ello como una vorágine.
No hubo tiempo de dar a cada uno lo que era más importante: afecto y atenciones. Llegaba tan molido del trabajo que solo quería un poco de descanso. Así crecieron con una buena educación, pero con muy poco cariño. Todos menos una, Celia, su hija, con la que disfruto ser padre y no solo un buen proveedor.

Cosas que nunca se detuvo a pensar, todo en su vida era inercia, respirar, vivir o morir, todo era inercia. El sol en el día, la luna en la noche, la gente, sus mujeres, sus hijos, todo en un todo que simplemente no tenía para qué buscarle más aristas, simples conjeturas que alejaba en la noche con cerrar los ojos y en las mañanas con abrirlos. La correspondencia que esperaba con mucha devoción era la de su hija, en cada carta lo ponía al tanto de su crecimiento, de sus sueños, de sus fantasías. Se enteró de alegrías, tristezas y de las tragedias, que nunca faltan. Y el orgullo por los triunfos que obtenía la hija ausente.
También se fue dando cuenta de cómo la promesa de traerla a vivir acá, a la ciudad, se iba diluyendo como los colores de los dibujos que ella le mandaba. Llegó el momento en el cual por medio de una carta, le decía que al cabo de ocho días, en uno de los tantos domingos del calendario, se casaba. Y, al cerrar los ojos, sin duda sería entregada por su padre, el señor Esteban Morales.

De nuevo el pequeño teléfono, lo saca de sus pensamientos. "Sí, ya llegué, se me paso hablarte, mujer. Sí, sí, estoy bien, ahorita agarro un taxi que me lleve al hospital… No te dije del hospital porque no creí necesario… No creo que me quede en el rancho, yo te aviso después... Sí, sí, nos vemos, lo más seguro mañana".
Realmente algo grave le pasaba a su hija, pues nunca habría permitido comunicarse con él a través de su teléfono con otra persona, pero, entonces ¿por qué no le habló de sus dolencias? La oscuridad de una noche apacible lo sorprendió repasando esto y aquello, mientras el chofer manejaba en silencio rumbo al nosocomio.
Se acercó a donde muchísima gente hacía guardia, cada quien con su propio agobio. Una mesita blanca en un extremo del lugar, encima un teléfono, varios tarjeteros, atrás un sujeto sentado en una desgastada silla giratoria recibía papeles y con el índice señalaba las posibles direcciones adonde acudir. “Buenas noches, señor, soy Esteban Morales, ¿me podría informar sobre la señora Celia Morales?”. Lo dijo con marcada presunción, deseando convencer al interlocutor de que era el padre de la mujer recluida en alguna de las salas del hospital. Que cualquier noticia, buena o mala, tenía que hacérsela saber a él, como legítimo padre de la señora Celia Morales.

El personaje detrás del escritorio ni se inmutó, masculló el nombre recibido y, sin alzar la vista, consultó una libreta grande, con las debidas relaciones bien escritas. Era su trabajo.
—Señora Morales Celia... Murió a las 6: 45 de la tarde de hoy. Vaya derecho al elevador y en el área del sótano pregunte en qué sala se halla su cuerpo.

Algo dentro de Esteban se facturó, como el sol al ocultarse en el horizonte anunciando el fin del día. Sus pies lo fueron arrastrando hacia el lugar donde lo mandaron, hileras de sillas metálicas llenaban ese salón, en el centro distinguió a la media hermana de Celia, a su nieto Fermín, a otros hijos de su hija que no recordaba bien. Lloraban envueltos en la cobija de la tristeza, la muerte sorprende, sin dar mucho tiempo a que la gente halle algún consuelo.
Esteban no se fue al día siguiente, sino al tercero. De regreso en el mismo autobús que lo llevó, no regresaba solo. En el asiento vecino, un bello frasco labrado con la imagen del célebre árbol de la vida contenía las cenizas de su hija. Cumplía así su última voluntad de estar cerca de su padre.

Fin

Julio 17 2019







Celia

El teléfono móvil sonó , un chillido en la tarde, lastimando el oído del viejo jubilado, que a pesar de eso, seguía trabajando de ayudante en este taller de máquinas. Detestaba estos modernos aparatos, que según la publicidad presumen de un adelanto tecnológico nunca antes visto. Con todo y eso, el molesto celular no se callaba, Esteban Zamora, lo alzó con fastidio, y lo acercó a su oreja.

— ¡Si bueno, buenoooo…!
— ¿Abuelo, soy Fermín, como esta ud?
— ¿Fermín el hijo de Celia?—refunfuño Esteban.
—Si abuelo— afirmó la otra voz.

— ¿Que de te ofrece Fermín? Estoy por salir.
—Mi mamá se puso mala y la internaron, me dijo mi tía Susana, que le avisara abuelo.
— ¡Ah ya! ¿Dices que Celia, tu madre está enferma?
—Si hace unos días le dio unos desmayos y mi tía se la llevó al hospital general de zona. Dicen los doctores que esta grave.
— ¿Pues qué le paso a Celia?
—No lo sé abuelo, yo igual eh estado trabajando. ¿Abuelo, entonces que le digo a mi tía?
Un silencio se coló entre ambos, un recuerdo se abrió y se anidó en la cabeza del viejo:
Celia, la hija de don Esteban, la mayor de sus ocho hijos, departidos en sus tres mujeres que tuvo. La primogénita, hija de su primer amor, esos que a los 17 años despuntaba en el horizonte de Metepec, su tierra oriunda, un suspiro largo sale del pecho del hombre.

—Voy para allá… dile eso a tu tía. Gracias Fermín.
— ¿De nada abuelo, si sabe llegar verdad? ¿O vamos por ud a la estación?
Demasiados años ausentes, sin duda todo estaría diferente a lo poco que recordaba. Pero no lo perturbó:
—Claro que si allá nos vemos Fermín, y apago la llamada.

¿Julia, Petronila, Hortensia, como se llamaba la madre de Celia? Se acordaba de Celia, de ella sí, a diferencia de sus muchos hijos; con ella compartió muchos momentos felices, desde recién nacida hasta los seis años, antes que la juventud alborotada sus caminos, jalándolo por otras rutas, otras veredas. Donde la imagen de su hija era un bonito recuerdo, que Esteban no dejo morir, por la simple razón que esos seis años, serían los mejores de su vida.
Como pudo terminó el día, en el trayecto del trabajo a la casa, revivió las muchas horas que sentado en los pastizales; veía crecer a la hija, semejante al capullo de una florecita silvestre, sus cabellos agitados por el viento del campo, persiguiendo mariposas, chapulines, arañas y todo insecto que tuviera la fortuna de cruzarse en su camino.

De chiquita no le entendía nada, porque nada hablaba, una becerrita que solo se prendía de la madre, cobijado por los brazos de su padre. Cuando apenas aprendió a decir sus primeras palabras era una periquita que divertía a papá
Consientes mucho a esa niña, le decía la gente, sus familiares que a estas alturas era solo sombras de las cuales no le interesaba distinguir, solo la niña del centro, imagen nítida y real, su hija.

—Ya te dije mujer, me hablaron del pueblo, tengo que ir. Regreso mañana mismo.
— ¿Pero quién te hablo? ¿Quién te llamo? Tu no estas para esos viajes Esteban.
—Lo se Laura, pero que quieres, me hablaron, tengo que ir… te llamo al llegar.
— ¿Es acaso algo sobre tu hija Celia?
Un gesto por más elocuente, dio por terminada la corta conversación.

En la terminal de autobuses. —Llegando te marco, me voy. Cuídate. — y se marchó.
El autobús, una vez que salió de la ciudad, perversa trampa que los humanos, inventaron para según ellos, ser felices. Ya en la autopista y devorando kilómetros, corre a sus anchas, serpenteando esos caminos verdes, que en su momento fueron de la naturaleza libre.
Era muy extraño, desde que salió a los 24 años de Metepec, nunca regresó, ni volvió a ver a su hija en persona. Todo por medio de cartas y llamadas telefónicas.

—Me tengo que ir mi cielo…
— ¿Por qué papá, ya no me quieres?
—Con toda el alma mi amor, pero tengo que irme, por el bien de tu madre y el tuyo. Te llevaría pero no tengo ni a dónde ir. Te quiero mucho hija.
—Llévame papá…

Al final la madre de Celia, chica e inexperta emprendió la graciosa huida, en busca de la aventura en un nuevo amor. Los abuelos de Celia, poderosos en el pequeño feudo, no consintieran que la nieta saliera de sus terrenos.
Años después retornó la madre fugitiva, con otros hijos, todos luciendo apellido extraño. Nunca Celia, ella llevaría el Morales para siempre. Su amada hija Celia Morales, en sus venas correría su sangre y en su firma su nombre. Con eso le bastaba.

El autobús hace un último esfuerzo, tuerce a un lado, por fin llega a la vieja terminal de Metepec. Un café de olla y un pan duro es la cena, con la que su pueblo recibe al extraño que igual salió por aquí. La verdad a sus 65 años gozaba de buena salud, fuerte, trabajador. Cuando llegó a la Ciudad de México, no tuvo empacho en trabajar en lo que le ofrecieran, cargador, albañil, lavador de autos, vendedor de chucherías, en todo que le reportará un peso, para sus gastos. Pronto se adaptó a la jungla de concreto y chapopote. En poco ya tenía mujer, de nuevo hijos. De allí a otra mujer y otros hijos, como pudo les dio, techo, comida y vestido. Y a ningún negó la oportunidad de escuela y estudio. Todo ello como una vorágine. No hubo tiempo de darles a cada uno, lo que a lo mejor era más importante, afecto y atenciones.
Llegaba tan molido del trabajo, que solo quería un poco de descanso. Así crecieron con una buena educación, pero con muy poco cariño. Todos menos una Celia, su hija, con la que disfruto ser padre y no solo un buen proveedor.

Cosas que nunca se detuvo a pensar, todo en su vida era inercia, respirar, vivir o morir todo era inercia. El sol en el día, la luna en la noche, la gente, sus mujeres, sus hijos todo en un todo, que simplemente no tenía para que buscarle más aristas, simples conjeturas que alejaba en la noche con cerrar los ojos y en las mañanas con abrirlos. La correspondencia que esperaba con mucha devoción era la de su hija, en cada lectura le ponía al tanto de su crecimiento, de sus sueños, de sus fantasías. Se enteró de alegrías, tristezas, y las tragedias, que nunca faltan. El orgullo por los triunfos, que obtenía la hija ausente.

Y también se fue dando cuenta, como la promesa de traerla a vivir acá, a la ciudad; se iba diluyendo como los colores de los dibujos que le mandaba. Llegó el momento en el cual por medio de una carta, le decía que dentro de ocho días, en uno de los tantos domingos que hay en el calendario, se casaba. Y al cerrar los ojos, sin duda sería entregada por su padre, el sr Esteban Morales.
De nueva cuenta el ruidoso celular lo saca de sus pensamientos. —Sí, ya llegué, se me paso hablarte mujer, Si, si estoy bien, ahorita agarro un taxi, que me lleve al hospital…
No te dije, del hospital por que no creí necesario… No creo ir al rancho, yo te aviso después, si, si nos vemos.

Realmente algo grave le pasaba a su hija, pues nunca de los nunca hubiera permitido comunicarse a su número de telefónico, a otra persona, pero entonces, porque no le dijo de sus dolencias. La oscuridad de una noche apacible, le sorprendió, repasando en esto y aquello. Mientras que el chofer manejaba en silencio rumbo al nosocomio.

Se acercó a donde muchísima gente hacía guardia, cada quien con su propio agobio. Una mesita blanca en un extremo del lugar, encima un teléfono, varios tarjeteros, atrás un sujeto sentado en una desgastada silla giratoria. recibía papeles y con el índice señalaba las posibles direcciones a dónde acudir. “Buenas noches señor, me llamo Esteban Morales, me podría informar sobre la señora Celia Morales”, lo dijo con marcada presunción, deseando convencer al interlocutor, que era el padre de la mujer recluida en algunas de las salas del hospital. Que cualquier noticia, buena o mala, tenía que hacérsela saber a él, como legítimo padre de la señora Celia Morales.

El personaje detrás del escritorio, ni se inmutó, mascullo el nombre recibido, sin alzar la vista consultó una libreta grande, con las debidas relaciones bien escritas. Su trabajo.
—Señora Morales Celia, murió a las 6: 45 de la tarde de hoy. Vaya derecho al elevador y en área de sótano pregunte en que sala se halla su cuerpo.

Algo dentro de Esteban se facturó, como el sol al ocultarse en el horizonte, anunciando que este día acabó. Sus pies lo fueron arrastrando hacia el lugar que lo mandaron, hileras de sillas metálicas llenaban ese salón, al centro distinguió a la media hermana de Celia, a su nieto Fermín, a otros hijos de su hija, que no recordaba bien. Lloraban envueltos en la cobija de la tristeza, la muerte sorprende, sin dar mucho tiempo a que la gente al menos halle algún consuelo.

Esteban no se fue al otro día, si no al tercero. Ya de regreso en el mismo autobús que lo trajo; no venía solo, en el otro asiento, en un bello frasco labrado con la imagen del célebre árbol de la vida. Contenía las cenizas de su hija, cumpliendo así, su última voluntad, estar cerca de su padre.

fin

Julio 17 2019

Mario archundia

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Última edición por pesado67 el 16 Ago 2019 19:10, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 23 Jul 2019 01:41 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 28 May 2011 22:51
Mensajes: 1244
Hola PESADACHO. Lo mejor que tiene tu cuento Celia es el guión y el desenlace
No es cualidad menor para un cuento corto.

Tengo varias críticas que hacerle en lo referido a la textura errática, la puntuación equívoca, la gordura de datos. Todo demasiado para una respuesta rápida. Estoy trabajando el texto sobre un word.doc para poder puntualizar las cosas en que disiento. Esperáme unos días.

Un abrazo, nezacoteca


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 23 Jul 2019 04:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1380
Ubicación: neza de mis amores
Los que sean necesarios, ya sabes estimado carnal, trabajo en una sentada, y de allí los comentarios los voy incorporando...

gracias

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 28 Jul 2019 00:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Abr 2011 23:39
Mensajes: 3601
Ubicación: Barcelona - España
Hola, Mario.

Un cuento que es una biografía resumida, casi completa. La historia se lee bien y tiene su interés, tú sabes contar historias; no obstante, no me parece uno de tus grandes cuentos. Veo una disociación entre lo que el cuento se esfuerza en decir, el amor de Esteban por Celia, y lo que subyace en el relato: el egoísmo del padre, sólo paliado con mínimos gestos.

El regreso a casa con las cenizas de Celia que significa la reunión tan deseada por la hija con su padre no es conmovedor, porque el padre abandonó a la hija cuando ésta contaba seis años, incluso después de que también la abandonara la madre y quedara a cargo de los abuelos, y demuestra también el desapego en la distancia que tiene con Fermín, y con los otros nietos de los que ni siquiera sabe el nombre, es evidente que a Esteban le importaba todo bien poco. Eso me parece tan claro que doy por seguro que es lo que quieres contar. Sin embargo, cargas las tintas en el pretendido amor, dolor, valor del padre con el viaje, que hasta prolonga dos días como si fuera una heroicidad, para asistir al entierro y cremación de la hija y el interés que demuestra, y la sensación de deber cumplido con la urna de cenizas, y eso es lo que no me termina de cuadrar.

En mi opinión, el cuento ganaría en valor si terminara desenmascarando a Esteban, en lo que creo que estaría de acuerdo cualquier lector. Se podría escribir bastante más.

Recordando los viejos tiempos, he repasado el texto. No habrá problema en que añadas, quites o cambies lo que sea necesario, una parte del trabajo ya está hecha.

Muy agradable volver a leer y comentar aquí un texto nuevo. Saludos.



Citar:
El teléfono móvil sonó, un chillido en la tarde, lastimando el oído del viejo que, aunque jubilado, seguía trabajando de ayudante en ese taller de máquinas. Detestaba estos modernos aparatos cuya publicidad presume de un adelanto tecnológico nunca antes visto. El molesto celular no se callaba, Esteban Zamora lo alzó con fastidio y lo acercó a su oreja.
—¿Sí, buenoooo…?
—Abuelo, soy Fermín. ¿Cómo esta usted?
—¿Fermín, el hijo de Celia? —refunfuño Esteban.
—Sí, abuelo.
—¿Qué se te ofrece, Fermín? Estoy por salir.
—Mi mamá se puso mala y la internaron, me dijo mi tía Susana que le avisara.
—¡Ah, ya! ¿Y dices que Celia, tu madre, está enferma?
—Hace unos días le dieron unos desmayos y mi tía la llevó al hospital general de zona. Dicen los doctores que está grave.
—¿Pues qué tiene?
—No lo sé, abuelo, yo igual he estado trabajando... Entonces ¿qué le digo a mi tía?
Un silencio se coló entre ambos, un recuerdo se abrió y anidó en la cabeza del viejo. Celia, la hija de don Esteban, la mayor de sus ocho hijos, repartidos en las tres mujeres que tuvo. La primogénita, hija de su primer amor, ese que a los 17 años despuntaba en el horizonte de Metepec, su tierra oriunda. Un suspiro largo salió del pecho del hombre.
—Voy para allá… dile eso a tu tía. Gracias, Fermín.
—De nada, abuelo. ¿Sabrá llegar, verdad? ¿O vamos por usted a la estación?
Demasiados años ausente, sin duda todo estaría diferente a lo poco que recordaba. Pero no lo perturbó:
—Claro que sí, allá nos vemos. —Y apago la llamada.
Julia, Petronila, Hortensia... ¿cómo se llamaba la madre de Celia? Se acordaba de Celia, de ella sí, a diferencia de sus muchos hijos; con ella compartió muchos momentos felices, desde recién nacida hasta los seis años, antes que la juventud alborotara sus caminos, jalándolo por otras rutas, otras veredas, donde la imagen de su hija era un bonito recuerdo que Esteban no dejó morir, por la simple razón de que esos seis años fueron los mejores de su vida.
Como pudo, terminó el día. En el trayecto del trabajo a su casa revivió las muchas horas que, sentado en los pastizales, veía crecer a la hija, semejante al capullo de una florecita silvestre, sus cabellos agitados por el viento del campo, persiguiendo mariposas, chapulines, arañas y todo insecto que tuviera la fortuna de cruzarse en su camino.
De chiquita no le entendía nada, porque nada hablaba, una becerrita que solo se prendía de la madre, cobijada por los brazos de su padre. Cuando apenas aprendió a decir sus primeras palabras, era una periquita que divertía a papá
Consientes mucho a esa niña, le decía la gente, sus familiares, que a estas alturas eran solo sombras que no le interesaba distinguir, solo la niña del centro, imagen nítida y real, su hija.
—Ya te dije, mujer, me hablaron del pueblo, tengo que ir. Regreso mañana mismo.
—Pero ¿quién te hablo? ¿Quién te llamo? Tú no estas para esos viajes, Esteban.
—Lo sé, Laura, pero ¿qué quieres? Me hablaron, tengo que ir… Te llamo al llegar.
—¿Es acaso algo sobre tu hija Celia?
Un gesto por demás elocuente dio por terminada la corta conversación.
El autobús salió de la ciudad, perversa trampa que los humanos inventaron para, según ellos, ser felices. Ya en la autopista y devorando kilómetros, corrió a sus anchas, serpenteando esos caminos verdes que en su momento fueron de la naturaleza libre.
Todo era extraño. Desde que salió a los 24 años de Metepec, nunca regresó, ni volvió a ver a su hija en persona. Todo por medio de cartas y llamadas telefónicas.
—Me tengo que ir, mi cielo…
—¿Por qué, papá, ya no me quieres?
—Con toda el alma, mi amor, pero tengo que irme, por el bien de tu madre y el tuyo. Te llevaría, pero no tengo ni adonde. Te quiero mucho, hija.
—Llévame, papá…
Al final, la madre de Celia, joven e inexperta, emprendió una graciosa huida en busca de la aventura de un nuevo amor. Los abuelos de Celia, poderosos en su pequeño feudo, no consintieron que la nieta saliera de sus terrenos.
Años después retornó la madre fugitiva, con otros hijos, todos luciendo apellido extraño. Pero no Celia, ella llevaría el de Morales para siempre. Su amada hija Celia Morales, en sus venas correría su sangre y en su firma, su apellido. Con eso le bastaba.
El autobús hace un último esfuerzo, tuerce a un lado, por fin llega a la vieja terminal de Metepec. Un café con pan duro es la cena con la que su pueblo recibe al extraño que igual salió por aquí. La verdad que a sus 65 años goza de buena salud, fuerte, trabajador. Cuando llegó a la Ciudad de México no tuvo empacho en trabajar en lo que le ofrecieran, cargador, albañil, lavador de autos, vendedor de chucherías, en todo lo que le reportará un peso para sus gastos. Pronto se adaptó a la jungla de concreto y chapopote. En poco ya tenía mujer, de nuevo hijos. De allí a otra mujer y otros hijos, como pudo les dio techo, comida y vestido. Y a ninguno negó la oportunidad de escuela y estudio. Todo ello como una vorágine. No hubo tiempo de dar a cada uno lo que era más importante: afecto y atenciones. Llegaba tan molido del trabajo que solo quería un poco de descanso. Así crecieron con una buena educación, pero con muy poco cariño. Todos menos una, Celia, su hija, con la que disfruto ser padre y no solo un buen proveedor.
Cosas que nunca se detuvo a pensar, todo en su vida era inercia, respirar, vivir o morir, todo era inercia. El sol en el día, la luna en la noche, la gente, sus mujeres, sus hijos, todo en un todo que simplemente no tenía para qué buscarle más aristas, simples conjeturas que alejaba en la noche con cerrar los ojos y en las mañanas con abrirlos. La correspondencia que esperaba con mucha devoción era la de su hija, en cada carta lo ponía al tanto de su crecimiento, de sus sueños, de sus fantasías. Se enteró de alegrías, tristezas y de las tragedias, que nunca faltan. Y el orgullo por los triunfos que obtenía la hija ausente.
También se fue dando cuenta de cómo la promesa de traerla a vivir acá, a la ciudad, se iba diluyendo como los colores de los dibujos que ella le mandaba. Llegó el momento en el cual por medio de una carta, le decía que al cabo de ocho días, en uno de los tantos domingos del calendario, se casaba. Y, al cerrar los ojos, sin duda sería entregada por su padre, el señor Esteban Morales.
De nuevo el ruidoso celular lo saca de sus pensamientos. "Sí, ya llegué, se me paso hablarte, mujer. Sí, sí, estoy bien, ahorita agarro un taxi que me lleve al hospital… No te dije el hospital porque no creí necesario… No creo que vaya al rancho, yo te aviso después... Sí, sí, nos vemos".
Realmente algo grave le pasaba a su hija, pues nunca jamás habría permitido comunicarse con él a través de su teléfono a otra persona, pero, entonces ¿por qué no le habló de sus dolencias? La oscuridad de una noche apacible lo sorprendió repasando esto y aquello, mientras el chofer manejaba en silencio rumbo al nosocomio.
Se acercó a donde muchísima gente hacía guardia, cada quien con su propio agobio. Una mesita blanca en un extremo del lugar, encima un teléfono, varios tarjeteros, atrás un sujeto sentado en una desgastada silla giratoria recibía papeles y con el índice señalaba las posibles direcciones adonde acudir. “Buenas noches, señor, soy Esteban Morales, ¿me podría informar sobre la señora Celia Morales?”. Lo dijo con marcada presunción, deseando convencer al interlocutor de que era el padre de la mujer recluida en alguna de las salas del hospital. Que cualquier noticia, buena o mala, tenía que hacérsela saber a él, como legítimo padre de la señora Celia Morales.
El personaje detrás del escritorio ni se inmutó, masculló el nombre recibido y, sin alzar la vista, consultó una libreta grande, con las debidas relaciones bien escritas. Era su trabajo.
—Señora Morales Celia... Murió a las 6: 45 de la tarde de hoy. Vaya derecho al elevador y en el área del sótano pregunte en qué sala se halla su cuerpo.
Algo dentro de Esteban se facturó, como el sol al ocultarse en el horizonte anunciando el fin del día. Sus pies lo fueron arrastrando hacia el lugar donde lo mandaron, hileras de sillas metálicas llenaban ese salón, en el centro distinguió a la media hermana de Celia, a su nieto Fermín, a otros hijos de su hija que no recordaba bien. Lloraban envueltos en la cobija de la tristeza, la muerte sorprende, sin dar mucho tiempo a que la gente halle algún consuelo.
Esteban no se fue al día siguiente, sino al tercero. De regreso en el mismo autobús que lo llevó, no volvía solo. En el asiento vecino, un bello frasco labrado con la imagen del célebre árbol de la vida contenía las cenizas de su hija. Cumplía así su última voluntad de estar cerca de su padre.

fin

Julio 17 2019

Mario archundia

_________________



:Spain.gif: Saludos desde Barcelona - España.
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 28 Jul 2019 05:27 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1380
Ubicación: neza de mis amores
Master, es cierto, tu lectura, y coincido contigo en la suma de juicios y prejuicios, que despierte el padre, sin embargo en esta ocasión, lo que procure desde el principio era dibujar o poner a un hombre sin moralinas, simple y sencillamente uno de tantos, que sin mas, ni mas y tiene el derecho y la obligación de vivir. Aquí el ejercicio o lo que intento, es que el lector, haga su propia conjetura, acá conozco a muchos padres, que todo su vida han trabajado, choferes, estibadores, agentes de viaje, etc., que solo por horas ven a sus hijos, y no es que nos los quiera, si no que por simples cosas, una de ellas, como dar lo que nunca se le dio, y conste, que no es un relato, con final feliz, solo una forma de dar lo que nunca dio.

Y ahora la super, super corrección, muchas gracias, Fernando, agradezco infinitamente tu tiempo y tus palabras.


mario a. c.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 12 Ago 2019 23:15 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Ene 2012 22:28
Mensajes: 840
Muy bien, compadre. Y ahora a resguardar todo lo que escribes. ¿Qué es eso de que no sabes ni donde andan tus cuentos?


Me parece una buena historia, que sin embargo necesita de un par de tijerazos, pero eso ya lo descubrirás cuando lo leas y lo leas y lo releas.


Vi que había una versión revisada de Fernando y leí esa, y además en puntuación sigo sin dar una así que en ese terreno no me meto. Sólo algunas cosillas técnicas en las que lo más seguro es que esté equivocado así que tómalo con reservas.

El narrador: Yo sé que es una cosa muy difícil, pero si lo lees despacio lo descubres con más facilidad, corriges, y ayudas al lector a entender mejor tu historia.

Citar:
El teléfono móvil sonó, un chillido en la tarde, lastimando el oído del viejo que...


Al inicio el narrador toma distancia del protagonista: el oído del viejo.

Y luego, o habla el viejo y el narrador está mal planteado, o el narrador se entromete demasiado:

Detestaba estos modernos aparatos cuya publicidad presume de un adelanto tecnológico nunca antes visto.

El autobús salió de la ciudad, perversa trampa que los humanos inventaron para, según ellos, ser felices.


Según yo, lo solucionarías uniformando. O quien cuenta la historia es el hombre (aun en tercera persona), o el narrador deja que hable el personaje:

El teléfono móvil sonó, un chillido en la tarde, lastimando su oído. Aunque jubilado, seguía trabajando de ayudante en ese taller de máquinas.

O:

El autobús salió de la ciudad; perversa trampa que los humanos inventaron para, según ellos, ser felices, pensó.

Ya sé que es tu estilo no fijarte en esos detalles, y que escribes y punto, pero de vez en cuando no le cae mal al cuento afinarle esos detalles.

En cuanto al fondo, creo que puedes enfocar el relato en el remordimiento del hombre más que en el reencuentro.


Guztazo leerte.
:cafe:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 13 Ago 2019 17:05 
Desconectado

Registrado: 05 May 2011 15:30
Mensajes: 1855
Te he leido, carnal, pero hoy es uno de esos acelerados. Mañana opino.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 16 Ago 2019 18:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1380
Ubicación: neza de mis amores
Y pues por mayoría de votos, (dos) tendremos que darle una manita de gato, al relato, pues no se comprendió del todo, o mas bien no pude hacerlo en esta ocasión...

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 17 Ago 2019 17:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Abr 2011 23:39
Mensajes: 3601
Ubicación: Barcelona - España
Citar:
En cuanto al fondo, creo que puedes enfocar el relato en el remordimiento del hombre más que en el reencuentro.


:-good.gif:

_________________



:Spain.gif: Saludos desde Barcelona - España.
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Celia
NotaPublicado: 18 Ago 2019 03:45 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1380
Ubicación: neza de mis amores
En cuanto al fondo, creo que puedes enfocar el relato en el remordimiento del hombre más que en el reencuentro.)

No creo, sigo en la intención de que la perspectiva es abierta, es solo relatar un episodio humano, y que cada quien tenga un ejercicio de conciencia...
No de identificación con los protagonistas, en mi experiencia de ver tantas obras de teatro, he notado que los guiones a veces me hacen ruido, que muchos no están hechos para el contentillo del publico, si no es la visión del dramaturgo, aquí sin llegar a esos pretendidos, creo que el lector, debe solidaridad o replicar a los protagonistas.

Se que es un tiro, mal habido, y no quiero polemizar más que lo necesario, el hombre, el jubilado, tiene sus ideas, su hija las propias y las circunstancias las suyas.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 12 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com